jueves, 20 de octubre de 2016

Copa Conmebol 1993 Botafogo Campeón

Botafogo campeón de la Copa Conmebol 1993.
Parados: Wilson, André, Perivaldo, Clei, Claudio y William.
Agachados: Alessio, Suélio, Eliel, Sinval y Marcelo.

La Copa Conmebol de 1993 no contó con equipos de Colombia y Bolivia. Ocho países sudamericanos sí tuvieron presencia en el evento con distinta cantidad de cupos, siendo Brasil el que más representantes tuvo.

Participantes

La Copa del 93 fue disputada por un total de 16 clubes, de los cuales 5 fueron de Brasil, 3 argentinos, 2 de Uruguay y Venezuela; además de Chile, Paraguay, Ecuador y Perú que tuvieron sólo un representante.




Forma de disputa

La Copa Conmebol mantuvo durante todas las veces que se disputó el mismo régimen. En la primera fase los 16 equipos fueron agrupados en 8 llaves eliminatorias por cercanía geográfica, una forma de abaratar los costos de la competencia.

Llave 1

Estadio Caio Martins
Botafogo y Bragantino integraron la llave 1 de la Copa del 93. Los cariocas jugaron el partido de ida en el pequeño estadio Caio Martins de Niteroi en Río de Janeiro y la revancha se jugó en el estadio Marcelo Stéfani de la ciudad de Bragança Paulista.
Botafogo no tuvo mayores inconvenientes para seguir adelante en la Copa, venciendo los dos encuentros. En el primero superó a los paulistas por 3 a 1 y en el segundo de visitante por 3 a 2. Sinval que marcó en los dos partidos ya comenzaba a destacarse. El desarrollo del torneo le daría un lugar de privilegio entre las figuras destacadas de la Copa Conmebol de 1993.

Llave 2

La llave 2 reservó la disputa de dos de los más exitosos equipos venezolanos: Deportivo Táchira y Caracas.
El equipo de la capital venezolana impuso su juego en ambos enfrentamientos ganando por estrecho márgen. Fue 1-0 con gol de Morovic en el estadio Pueblo Nuevo de San Cristóbal y el mismo resultado se registró en el Brígido Iriarte de Caracas con anotación de Díaz.

Llave 3

As Laranjeiras
Otro enfrentamiento entre brasileños dispuso el fixture para la llave 3. Atlético Mineiro y Fluminense jugaron dos partidos donde lo más llamativo fue el escaso interés que despertó entre ambas hinchadas. Poco más de 8.000 espectadores en el Mineirão y menos de 1000 en el estadio Das Laranjeiras, propiedad de Fluminense y en la actualidad clausurado por peligro de derrumbe.
Atlético venció en la ida por 2-0, pero Fluminense le devolvió el resultado, trasladando la resolución del encuentro a la definición por penales. Los de Belo Horizonte fueron más efectivos que los de Río de Janeiro, clasificando Atlético por 4-2.

Llave 4

Peruanos y ecuatorianos dirimieron la llave 4. Emelec de Guayaquil y Deportivo Sipesa con su particular historia de mutaciones en su nombre, tuvieron una definción apretada.
El equipo peruano de la ciudad de Chimbote comenzó su andar por los campos de fútbol en 1969 con el nombre de Ovación Miraflores. Posteriormente se fusionó con el Sindicato Pesquero del Perú S.A (SIPESA) y modificó su nombre para Ovación Sipesa. El club fue escalando posiciones en la pirámide del fútbol peruano hasta alcanzar la clasificación a la Copa Conmebol, ocasión en la que una vez más cambiaría de nombre, pasando a llamarse Deportivo Sipesa.
A mediados de la década del 90 el sindicato dejó de respaldar económicamente al club y hubo un nuevo cambio de nombre. Pasó a ser Deportivo Pesquero.Ya en 2000, buscando un mejor rédito económico y pensando tener éxito en el apoyo de empresarios locales, cambió su sede de ciudad y se transfirió para Huancayo. Allí recibió una nueva y última nominación: Deportivo Wanka.
Futbolísticamente en la Copa del 93 el Sipesa sorprendió. Emelec ganó en Ecuador 1-0 con gol del delantero argentino Roberto Luis Oste. En la revancha en Chimbote, Sipesa venció en un partido disputadísimo por 3-2. Al no contabilizarse en la reglamentación de la Copa Conmebol los goles de visitante como dobles, hubo que recurrir a la definición por penales. Sipesa ganó 4-3 y logró la histórica clasificación.

Llave 5

Vasco da Gama y Colo Colo también tuvieron una cerrada definición. Vasco sacó una buena ventaja del partido jugado en el estadio São Januario al vencer por 2 a 0. Sin embargo, Colo Colo en Chile con la conducción del crack boliviano Marco Antonio Etcheverry fue superior, logrando absorver los dos goles de ventaja al ganar por 4-2. En los penales el "Diablo" Etcheverry cerró la cuenta a favor de los chilenos al concluir en gol su remate, teniendo en cuenta que Vasco había desperdiciado los ejecutados por Yan y Alexandre Torres.

Llave 6

En 1973, Peñarol y Huracán de Parque de los Patricios se habían enfrentado por primera vez por una copa internacional. Fue por la Libertadores. Veinte años más tarde la Copa Conmebol los juntaría de nuevo.
En un partido opaco en el estadio Centenario, Peñarol ganó ajustadamente por 1-0 con gol de penal de Gustavo Ferreira.
La revancha en Buenos Aires tuvo un trámite similar. Peñarol que ya tenía ventaja fruto del triunfo en Montevideo, abrió el marcador por intermedio de Gustavo Rehermann en el segundo tiempo.
Huracán tuvo dificultad para vulnerar la defensa aurinegra y sólo a siete minutos de final, el uruguayo Walter Pelleti logró el empate para los argentinos. El resultado fue suficiente para clasificar a Peñarol.

Llave 7

La llave enfrentó al otro equipo uruguayo, Danubio, y al rival de todas las horas de Huracán: San Lorenzo de Almagro. En Montevideo fue empate sin goles.
Jugando de local en la cancha de Vélez Sarsfield, en el estadio José Amalfitani, San Lorenzo pudo superar a los uruguayos con tranquilidad. Con un cuarto de hora ya tenía ventaja cuando Carlos Netto marcó el primer gol del partido. Ya en el segundo tiempo, Claudio "el Pampa" Biaggio señaló el segundo, confirmando la clasificación del equipo del barrio bonaerense de Boedo.

Llave 8

Romerito
Por esos años, Deportivo Español vivía su momento de mayor esplendor futbolístico con la clasificación a una competencia internacional por primera vez en su historia. Debutó en la Copa Conmebol de 1992 y en el 93 nuevamente dijo presente.
El equipo de la colectivdad española en Argentina tuvo como rival a Sportivo Luqueño, club de la ciudad paraguaya donde se encuentra el edificio de la Confederación Sudamericana de Fútbol. Ese año los paraguayos contaron con el retorno de uno de sus máximos ídolos: Julio César Romero o Romerito como se lo conoció en Brasil después un pasaje estelar en Fluminense.
Luqueño pareció disminuir su chance de clasificación luego de empatar de local en el estadio Feliciano Cáceres 1 a 1. Sin embargo en la revancha de Buenos Aires, los paraguayos lograron un gran triunfo por 2 a 1, goles de Francisco Ferreira y Julio César Yegros para Luqueño, anotando Marcelo Caviglia para los argentinos.


Cuartos de Final

El fixture de la Copa luego de realizada la primera fase eliminatoria determinó para los cuartos de final los enfrentamientos entre Caracas - Botafogo, Deportivo Sipesa - Atlético Mineiro, Peñarol - Colo Colo y Sportivo Luqueño - San Lorenzo, en todos los casos con claros favoritos.

Botafogo siguió adelante en la Copa sin dificultades. Confirmó el favoritismo previo con dos victorias. En el primer partido jugado en Caracas, el equipo carioca se impuso 1-0 con gol de Sinval, que nuevamente volvíó a anotar. La revancha fue más sencilla de resolver para los brasileños. Alrededor de 4.000 "torcedores" testimoniaron un contundente 3-0 que convirtió a Botafogo en semifinalista.

La heroica historia que venía construyendo el Deportivo Sipesa paró en Altético Mineiro. A pesar del esfuerzo de los peruanos que jugaron dos muy buenos partidos, Atlético por escaso márgen logró clasificar.
Tras empatar 1-1 en Chimbote, un gol de Valdir en el inicio del segundo tiempo del partido jugado en el Mineirão, resultó imposible de ser descontado por el meritorio Sipesa. Atléticó se constituyó en el segundo equipo de Brasil en las semifinales.

No hay duda que por tradición e historia, el encuentro de Peñarol y Colo Colo era el partido de cuartos de final de más difícil presagio. El primer partido se jugó en Montevideo. Peñarol ante 20.000 hinchas que lo acompañaron, tuvo fuerzas para establecer una buena ventaja de dos goles para la revancha en Chile. Un gol al inicio del juego por parte de Gustavo Rehermann dificultó el planteo de los chilenos y dio tranquilidad a los locales. A poco del final del partido del delantero Gustavo Ferreira marcó el segundo gol.
En el Monumental David Arellano, Colo Colo también contó con un buen respaldo de público y jugando en buena forma logró igualar la serie al derrotar a Peñarol en los 90 minutos por 2-0. Devuelto el resultado de la ida, la definición fue para los penales. Allí los uruguayos acertaron en los cuatro primeros remates mientras que los chilenos perdieron los ejecutados por Herrera y Salvatierra, 4-2 para Peñarol  y el camino libre hacia las semifinales.

San Lorenzo tuvo que jugar al máximo de sus posibilidades para dejar por el camino a Sportivo Luqueño. Los paraguayos jugando de local lograron un triunfo histórico y consecuentemente muy significativo. Goles de Yegros, Romerito y Francisco Ferreira le otrogaron un contundente 3-0.
En Buenos Aires y jugando en la cancha de Huracán, San Lorenzo contó con poco respaldo de su gente, que talvez no creyó que el equipo pudiera remontar la diferencia establecida en el primer partido a favor de los guaraníes. Sin embargo, el equipo de Boedo se repuso y goleó por 4 a 1. El resultado obligó a que la serie fuese dirimida en ejecuciones desde el punto del penal. Embalado anímicamente por la remontada, San Lorenzo fue más efectivo y venció 4-2. Curiosamente Romerito y Francisco Ferreira que habían sido desequilibrantes en los otros encuentros del Luqueño, desperdiciaron sus remates.

Las Semifinales

Poco más de 10.000 personas acompañaron el encuentro de brasileños en las semifinales en el partido de ida en Belo Horizonte. Atlético que defendía el título de campéon, logró una cómoda victoria que hizo pensar en un nuevo título a sus "torcedores". Jugando un buen partido, el local ganó por 3 a 1, dejando para la revancha en Río de Janeiro la difícil misión al Botafogo de revertir la ventaja.
En el estadio Caio Martins, donde los cariocas acostumbraron a recibir sus visitas en la Copa del 93, Botafogo mostró una sorprendente superioridad. Ganó por 3 a 0 y con ello el derecho a disputar una final internacional, algo que el equipo de Marechal Hermes siempre buscó, aunque más no fuera la Copa Conmebol, que a rigor de la verdad, no logró tener la trascendencia de la Libertadores y ni siquiera de la Supercopa.

Gerardo Rabajda
La otra semifinal enfrentó a San Lorenzo en la búsqueda de su primer título internacional y Peñarol, viejo vencedor en las batallas de la Libertadores. Ambos tuvieron mejores rendimientos de visitante que de local. En Buenos Aires, Peñarol venció 1-0 con gol del delantero Martín Rodríguez.
En Montevideo, San Lorenzo se impuso por 2 a 1 con goles de Claudio Biaggio y el zaguero Alejandro Simionatto. El gol uruguayo fue anotado por Pablo Bengoechea. La igualdad en el saldo de goles llevó a los tiros desde el punto del penal para que se pudiese conocer el rival de Botafogo en la final.
En la definición brilló el arquero de Peñarol Gerardo Rabajda que atajó dos penales y le permitió el acceso a la final a los aurinegros. Pablo Bengoechea, Gustavo Da Silva, Nelson Gutiérrez y José Perdomo convirtieron en gol sus remates. Por San Lorenzo, apenas Biaggio y el defensa Zandoná lograron vulnerar al arquero uruguayo. Rabajda contuvo los remates de Gorosito y García.

La Final

Peñarol y Botafogo en la final

La primera final fue en el estadio Centenario. Botafogo sorprendió a los pocos minutos de iniciado el cotejo. El lateral derecho Perivaldo abrió el marcador y puso en ventaja a los brasileños. Peñarol se esforzó en la búsqueda del empate que consiguió media hora después del gol de los visitantes. El 1-1 del primer tiempo no se modificó en el segundo y la decisión del título quedó para el partido en Río de Janeiro sin favoritos. Peñarol y Botafogo se habían mostrado equilibrados en sus fuerzas futbolísticas.

Para la gran final Botafogo cambió el pequeño estadio Caio Martins por el mítico Maracaná. Allí, más de 40.000 hinchas apoyaron al local en el sueño de lograr un título internacional. Sin embargo, Peñarol acostumbrado a grandes hazañas, fue el que abrió el marcador con gol de Perdomo. Recién en el inicio del segundo tiempo, cuando Botafogo ejercía una gran presión, el delantero Eliel logró el empate.

Estimulado por el gol y por el apoyo desde las tribunas, Botafogo siguió de largo y dio vuelta el resultado con gol de Sinval, gol que lo convertiría en el goleador de la Copa. Pero Peñarol tenía una última carta a jugar y cuando el partido terminaba y los brasileños ya saboreaban la conquista, Marcelo Otero empató el partido promoviendo incertidumbre en el público ante la inevitable definición por penales.
Ambos habían mostrado serenidad para éste tipo de definición. Peñarol venía de un dramático descenlace ante San Lorenzo ganando por esa vía.
Pero fue Botafogo el equipo más efectivo. Luego que Sinval, paradojalmente siendo el goleador de la Copa erró su remate, Gustavo Ferreira no aprovechó su chance y en la primera tanda ninguno pudo abrir el marcador. Botafogo no erró más. Los siguientes remates de Suélio, Perivaldo y André Santos terminaron en el fondo de las redes aurinegras. Guitérrez y De los Santos perdieron los suyos y de esa manera, después de un desgastante duelo, Botafogo levantó la Copa Conmebol.



El Campeón

Carlos Alberto
Dirigido por el ilustre capitán de la selección de Brasil en 1970, Carlos Alberto Torres, Botafogo no contaba con un equipo de estrellas como tantas veces han tenido los equipos brasileños. Clasificar para la Copa Conmebol no era considerado un gran mérito. En realidad, la Copa no despertaba el menor interés en prácticamente ningún país y mucho menos en Brasil. Sin embargo, Botafogo tenía motivos para ganarla a medida de que casi sin quererlo fue avanzando hacia la final. De pronto, la Copa Conmebol pasó a ser el torneo que le pudiera birndar a un club de elevado status como Botafogo. una conquista a nivel oficial en el plano internacional. Ese año Botafogo contó con un grupo de futbolistas jóvenes con poca experiencia que fue creciendo en su autoconfianza a medida que se desarrolló el torneo. En el partido del título el equipo del recordado Mané Garrincha formó con William, Perivaldo, André Santos, Rogerio Pinheiro y Clei; China, Fabiano, Eliomar y Alessio; Sinval y Eliel.



Destacados de la Copa del 93

A pesar de la escasa trascendencia de la competencia, la Copa Conmebol de 1993 contó con la presencia de varios futbolistas de gran calidad.

- Sinval surgió de la Portuguesa de San Pablo. Tuvo buenos momentos en su carrera pero nunca logró repetir el notable desempeño que alcanzó en la Copa del 93 con Botafogo. Fue el goleador del torneo con 8 goles.

- En el finalista Peñarol jugó Pablo Bengoechea que fuera autor del gol que le permitió el empate a los uruguayos ante Brasil en la final de la Copa América de 1995. Luego Uruguay ganaría por penales.

- Como ya fue dicho en la reseña, el notable Julio César Romero defendió al club del cual ha sido simpatizante: Sportivo Luqueño.

- Otro gran futbolista de la época, el boliviano Marco Antonio Etcheverry, defendió los colores de Colo Colo de Chile.


Fuentes de imágenes:

Revista Placar
You Tube