sábado, 15 de marzo de 2014

Copa Interamericana 1973: Independiente campeón

Independiente campeón de la Libertadores y la Interamericana del 72

La Copa Interamericana correspondiente a 1972 fue disputada al año siguiente. Reunió a los campeones de la Libertadores del 72 que fue Independiente y al campeón de la Copa de Campeones de la Concacaf, Olimpia de Honduras.
Los rojos de Avellaneda se habían consagrado campeones de la Libertadores tras vencer a uno de los mejores equipos de la historia del club peruano Universitario. Figuras inolvidables como Chumpitaz, Muñante, Percy Rojas o Cachito Ramírez por citar algunos nombres, hizo del equipo incaico un adversario exigente para el equipo argentino. Sin embargo, haciendo pesar su tradición, Independiente logró quedarse con la Copa.

El sorprendente SV. Robinhood de Surinam había logrado la proeza de llegar a la final de la Copa de Campeones de la Concacaf. Olimpia de Honduras, club con rica historia y tradición dentro de la Concacaf, venció con esfuerzo al meritorio equipo de la ciudad de Paramaribo. Con el título, Olimpia ganó el derecho a enfrentar a Independiente por la Copa Interamericana.

Olimpia fue local

La primera final

A pedido de Olimpia y con la anuencia de Independiente, los dos partidos entre ambos fueron realizados en Honduras, siendo el primero en la ciudad de San Pedro Sula y la revancha en la capital Tegucigalpa.

Estadio Francisco Morazán en la actualidad
En el estadio Francisco Morazán de San Pedro Sula, Alejandro Semenewicz adelantó a los visitantes en el marcador. En el segundo tiempo el centrodelantero Eduardo Maglioni aseguró la ventaja de los rojos. 
Uno de los más destacados futbolistas del gran equipo hondureño de la época, Jorge Brand, logró disminuir, aunque el esfuerzo final de Olimpia no le resultó suficiente para obtener un resultado mejor.

Olimpia, campeón de la Concacaf en 1972
La finalísima

Independiente que había podido descansar después de un viaje de muchas horas que llevó a que la delegación llegase a San Pedro Sula a pocas horas de comenzar el encuentro, encontró menos dificultad para doblegar al equipo hondureño. Magiloni que ya había anotado en el primer partido, volvió a conectarse con la red tras un gran golpe de cabeza. 
En el segundo período, Agustín Balbuena confirmó la superioridad de los argentinos permitiendo sumar una nueva copa internacional a las nutridas vitrinas del club de Avellaneda.

El campeón

Olimpia tuvo la mala suerte de tener que enfrentarse con uno de los históricos de la Copa Libertadores en pleno auge. Independiente comenzó en el 72 un lustro de títulos tras títulos que lo llevó a la consideración y admiración mundial.
En el año 1973 cuando fueron jugadas las finales de la Interamericana, Independiente era dirigido técnicamente por Humberto Maschio, un talentoso futbolista en sus tiempos de jugador.
El día de la finalísima en Tegucigalpa, el rojo alistó a Miguel Angel Santoro, Eduardo Comisso, Miguel Angel López, Francisco Sá y Ricardo Pavoni; Héctor Martínez, Miguel Raimondo y Alejandro Semenewicz; Agustín Balbuena, Eduardo Maglioni y Mario Mendoza.

Destacados de la Copa del 72

Rigoberto "Shula" Gómez

Los hondureños tenían en sus filas a varios jugadores que construyeron grandes historias en el fútbol del país centroamericano.
Figuras como Rigoberto Gómez, Miguel Matamorros, Jorge Brand o Carlos Suazo lograron llevar a Olimpia a un sitial de privilegio, tornándose ídolos del club.

- Tres urugayos formaron parte del plantel de Independiente en 1973, año en que se jugó la Interamericana: el defensa central Luis Garisto, el lateral zurdo Elbio Ricardo Pavoni y el volante central Julio Montero Castillo.



Eduardo Maglioni

- En el segundo tiempo del partido realizado en San Pedro Sula, ingresó Ricardo Enrique Bochini, con el tiempo, talvez el mayor ídolo de los hinchas del rojo.

- El delantero Eduardo Maglioni se destacó en los partidos ante Olimpia marcando dos goles, uno en cada partido. Su historia resulta un tanto particular. Llegó a Independiente al trascender en un partido amistoso que su club, Sarmiento de la ciudad de Resistencia en el Chaco, jugó con el Santos de Pelé. Maglioni marcó el gol con que el modesto equipo chaqueño empató con los brasileños 1 a 1.