miércoles, 5 de agosto de 2015

Copa Libertadores 2015: River Plate Campeón

River Plate campeón 2015


La Copa Libertadores de 2015 tuvo un viejo conocido resurgiendo tras algunos años de angustias. River Plate, "Los Millonarios", volvió a la Copa, pasó gran dificultad para clasificar en el Grupo 6, eliminó a Boca Juniors en medio a un triste episodio y pisó firme hasta la gran final donde derrotó a los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo Léon.

38 clubes


Como ha sido norma en los últimos años, la Libertadores tiene en su formato una fase previa a la de grupos. En 2015, un total de 38 clubes, contando la fase previa, participaron representando a 11 federaciones; siendo los clubes mexicanos nuevamente invitados.

Clubes participantes





Fase Previa


Para completar los ocho grupos de cuatro equipos cada uno, la Copa Libertadores consta de una fase previa de carácter eliminatorio.
Algunos favoritos a integrarse a la fase de grupos fueron sorprendidos y terminaron consituyéndose en las primeras decepciones: el tri campeón Nacional de Montevideo no pudo superar al Palestino de Chile y Cerro Porteño cayó ante el Táchira de Venezuela. Corinthians, eliminado en 2011 por el equipo colombiano del Deportes Tolima, tomó recaudo y ante Once Caldas resolvió su clasificación en el primer encuentro.
Resultados:



Fase de Grupos


Grupo 1




Independiente Santa Fe de Bogotá basó su clasificación con dos victorias en calidad de visitante, dejando en el segundo lugar al Atlético Mineiro que aparecía como favorito.
Dirigido por el argentino Gustavo Costas, el equipo colombiano contó con los goles de Wilson Morelo como gran aliado para quedarse con el primer puesto del grupo.
Atlético Mineiro tuvo en la fuerza de su ataque, comandado por el argentino Lucas Pratto, un argumento suficiente para lograr la clasificación que le fue más complicada de lo previsto.
Colo Colo que comenzó con un excelente triunfo ante los brasileños, destacó al delantero Esteban Paredes quien fuera decisivo, por ejemplo, en la victoria sobre el Atlas en tierras mexicanas.
El delantero ecuatoriano del Atlas, Christian Sánchez, marcó el gol en el histórico triunfo sobre Atlético Mineiro en Belo Horizonte. Sin embargo, la ilusión de los rojinegros nunca pudo tomar vuelo. Atlas finalizó en el último lugar de un grupo bastante equilibrado entre sus participantes.


Grupo 2


El campeón de 2014 no tuvo la misma suerte en 2015. A San Lorenzo, en un grupo integrado por dos grandes del fútbol de Brasil, la Copa se le terminó temprano. Corinthians y San Pablo dominaron el grupo con un débil equipo de Danubio que sólo quedó con el consuelo de vencer a los argentinos como visitante en el único partido que los uruguayos no perdieron.
El peruano Paolo Guerrero fue un futbolista desequilibrante en el Corinthians. Alexandre Pato, a pesar de sus constantes altibajos, aportó goles a la causa tricolor. El uruguayo Martín Cauteruccio le anotó a San Pablo en el triunfo de San Lorenzo por 1-0 que le matuvo la ilusión al equipo argentino. El mediocampista central de Danubio, Agustín Viana, logró el premio consuelo. Un gol suyo a dos minutos del final del partido, le permitió al equipo uruguayo ganar su único encuentro ante San Lorenzo y en el Nuevo Gasómetro.


Grupo 3


Sin dudas la mayor expectativa la tuvo Huracán de Buenos Aires. Sumergido en la segunda división del fútbol argentino, en pocos meses ascendió, ganó la Copa Argentina y clasificó a la Libertadores después de varias décadas de ausencia. El equipo argentino tuvo momentos de gran combatividad. Sorprendió al Cruzeiro ganándole con holgura en Buenos Aires y logrando un hazañoso empate en pleno estadio Mineirão. Pero no le alcanzó. Cruzeiro, con más dificultad de lo que se podía esperar, ganó el grupo secundado por Universitario de Sucre amparado en una victoria fundamental ante Mineros en Venezuela.
Leandro Damião aportó goles para los brasileños. Un gol de Miguel Suárez le permitió al equipo boliviano arrancarle un empate a Huracán en el estadio de Parque de los Patricios. Ramón Ábila le hizo dos goles al Cruzeiro en el gran triunfo del "Globito" por 3 a 1. Zamir Valoyes anotó dos veces en el partido que sepultó definitivamente las ilusiones de Huracán. Mineros ganó 3-0.




Grupo 4


Tras el tropiezo inicial en la altura de La Paz, Inter de Porto Alegre se recompuso y con el argentino Andrés D'Alessandro como estratega, ganó el Grupo 4. Emelec se quedó con el segundo puesto valiéndose del los tres puntos conseguidos en su visita a Santiago de Chile. Ángel Mena marcó para el equipo ecuatoriano el gol del empate 1-1 ante Internacional. Un punto que también colaboró para la clasificación de los "eléctricos".
Con Pablo Escobar liderando al equipo, The Strongest siempre fuerte en La Paz, volvió a mostrar flaquezas en sus partidos de visitante que no le permitieron avanzar a la siguiente fase de la Copa.
De la pobre campaña de la Universidad de Chile, apenas se destaca la capacidad goleadora del delantero Sebastián Ubillas.


Grupo 5


Con el ex integrante de la selección italiana, Daniel Osvaldo, como gran refuerzo para la Copa Libertadores, Boca Juniors ganó el Grupo 5 de punta a punta. Wanderers de Uruguay y el Palestino de Chile lucharon por el segundo puesto que finalmente alcanzó el equipo uruguayo tras un gran triunfo en Venezuela ante el Zamora. Palestino, el equipo del entrenador argentino Pablo Guede, vio frustradas sus expectativas dejando sin embargo, una buena imagen. La floja participación del Zamora no impidió que el capitán Luis Vargas pudiera lucirse.



Grupo 6


Tigres, el equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León, fue sobresaliente en su rendimiento futbolístico, termino invicto y sólo no pudo derrotar a River. Con el ecuatoriano Joffre Guerrón en gran momento, el equipo mexicano exhibió una notable capacidad goleadora.
A River, a priori el favorito a ganar el grupo, la clasificación le llegó de forma sufrida. El equipo argentino fue el peor de los clasificados a octavos de final, situación que determinó la realización de un Superclásico del fútbol argentino debido a que Boca Juniors fue el mejor. Los goles del uruguayo Rodrigo Mora colaboraron de forma fundamental para obtener el segundo puesto del Grupo 6.
Juan Aurich estuvo cerca de la hazaña. Recién en la última fecha del grupo, el equipo del buen golero peruano Pedro Gallese cedió su lugar a River. A los bolivianos del San José les quedó el consuelo de un histórico triunfo frente a los argentinos y de destacar al paraguayo Ángel Orué como su principal atributo ofensivo.



Grupo 7



De antemano se suponía que el Grupo 7 tendría una intrincada definición. Atlético Nacional y Estudiantes de La Plata, en ese orden, sobrevivieron a las dificultades planteadas por los paraguayos del Libertad y los ecuatorianos del Barcelona.
Dos triunfos de visitante resultaron un argumento suficiente para la clasificación de los colombianos. Con Luis Carlos Ruiz incontrolable para las defensas rivales, el equipo de Medellín aseguró su presencia en los ocatvos como vencedor del Grupo 7. No menos importantes resultaron para Estudiantes los goles del joven Guido Carrillo, quien llegó a marcar tres en un sólo partido, ante Barcelona.
El veterano delantero uruguayo, Hernán Rodrigo López, una vez más visitó los arcos rivales con los colores del Libertad de Asunción. Sin embargo, no fue suficiente para impedir la prematura eliminación de los "gumarelos". Barcelona, equipo en el cual se destacó el hábil armador Brahian Alemán, con tres derrotas de local espantó cualquier posibilidad de clasficiación.




Grupo 8


Si bien Racing aparecía como favorito dentro del Grupo 8, el equipo de Avellaneda no tuvo una tarea fácil. La derrota de local ante Sporting Cristal encendió la alarma pero dos buenos triunfos en calidad de visitante ante el propio equipo peruano y la goleada en Venezuela, enderazaron el rumbo. Guaraní se ofreció a convertirse en una nueva sorpresa paraguaya. Tal como lo había hecho el Nacional de Asunción en la temporada anterior, llegando a disputar la final ante San Lorenzo, el Aborígen clasificó en segundo lugar abriendo expectativas para el futuro. Cristal sorprendió con su victoria en Avellaneda en gran noche del delantero Carlos Lobatón, autor de los dos goles de los celestes, pero finalmente no pudo sostener el buen rendimiento futbolístico y quedó eliminado. Táchira que tuvo a su capitán César González como principal figura, comenzó la Copa y se despidió de la misma forma: perdiendo con Racing. En ningún momento presentó un juego capaz de ilusionar a sus simpatizantes.


Octavos de Final


El notable rendimiento de Boca Juniors y el pobre de River Plate los condujo a enfrentarse en octavos de final en uno de los partidos de mayor interés en el continente. La expectativa generada en La Bombonera para tomarse revancha del triunfo de River en el Monumental se desmoronó en un episodio lamentable. El encuentro debió suspenderse debido al efecto de un gas lanzado por hinchas del local sobre los futbolistas de River.
Los octavos aportaron más allá de los hechos de violencia, dos grandes clásicos entre equipos brasileños, la sorpresa del Guaraní de Paraguay y el regreso de Racing de Avellaneda a los primeros planos.





Los octavos de final también destacaron excelentes rendimientos de varios futbolistas: Carlos Sánchez en el partido de ida del Superclásico argentino, las excelentes atajadas de Fábio para el Cruzeiro, Fernando Fernández y su histórico gol ante el Corinthians o el de Gustavo Bou realizando una gran dupla ofensiva con Diego Milito en Racing.



Otros jugadores que resaltaron fueron el brasileño Rafael Sobis en nueva función de armador, Miller Bolaños autor del segundo gol de Emelec que fue decisivo para eliminar al Atlético Nacional, el Valdivia brasileño del Inter y Yamilson Rivera que sepultó las ilusiones de Estudiantes de La Plata.


Cuartos de Final


Ya enfrentados en el pasado en una final de Libertadores, River Plate y Cruzeiro protagonizaron el duelo de mayor interés de los cuartos de final. Luego de un triunfo en pleno Monumental de Núñez con gol de Marquinhos, River se tomó la revancha en pleno Mineirão logrando meterse en las semifinales con goleada: el uruguayo Carlos Sánchez, Jonathan Maidana y el colombiano Teófilo Guitérrez sellaron el resultado favorable a los argentinos.
La gran sorpresa de la Copa, el Guaraní de Asunción, sigió su camino dando por tierra a la gran ilusión de Racing, cuyos simpatizantes soñaban, con argumentos, con una nueva conquista continental. Victorioso en el partido de ida en el Defensores del Chaco con gol de Julián Benítez, Guaraní se hizo fuerte en Avellaneda alcanzando el resultado que necesitaba para continuar haciendo historia.
Los Tigres mexicanos e Internacional de Porto Alegre supieron revertir un resultado desfavorable en sus visitas a Ecuador y Colombia respectivamente. Sin sobrarles nada, ambos se metieron en la semifinales.


Semifinales


River lo liquidó en Buenos Aires

Lucas Alario
La notable campaña de los aurinegros de Asunción del Paraguay llegó a su fin ante la superioridad de River, principalmente en el partido de ida jugado en el Monumental de Núñez. El equipo de Marcelo Gallardo, con goles Gabriel Mercado y el uruguayo Rodrigo Mora, sacó una ventaja (2-0) que Guaraní no pudo descontar en la revancha en Asunción.
En el Defensores del Chaco, si bien Guaraní se puso en ventaja por intermedio de Fernando Fernández, un gol del joven Lucas Alario a 12 minutos del final del encuentro dejó sin posibilidades de reacción a los guaraníes. Con el empate (1-1), River llegó a una nueva final de la Copa Libertadores de América.


Un Tigre de local

André Pierre Gignac
La otra serie semifinal enfrentó a los Tigres de la Universidad de Nuevo León, a esa altura de la competencia la gran revelación de la Copa, y al Inter de Porto Alegre dirigido por el uruguayo Diego Aguirre.
Con esfuerzo, el equipo brasileño sostuvo un resultado favorable de 2-1 (D'Alessandro y Valdivia para Inter, Hugo Ayala para Tigres) que aumentó la expectativa por el encuentro revancha.
Alentado por numeroso público, el equipo mexicano arrolló a Internacional, llegando a estar 3-0 (Gignac, Gefferson en contra y Egídio Arévalo Ríos) y sólo sufriendo el gol del descuento por intermedio del argentino Lisandro López a dos minutos del final del partido.

Las Finales


Empate en México

Marcelo Gallardo, DT de River
Para "Los Millonarios" el empate en tierras mexicanas terminó resultando un excelente negocio. En el Estadio Universitario de Monterrey, Tigres y River empataron 0-0 en un partido más peleado que jugado. Considerando el enorme apoyo popular y la presión que normalmente ejercen los argentinos cuando locatarios, la empresa quedó en situación difícil para el equipo mexicano.
Marcelo "Muñeco" Gallardo, gran responsable por la ascensión de River Plate en la última temporada, fue expulsado y debió ver la gran final incomunicado desde un palco Vip del Monumental. Sin embargo, su trabajo no necesitó de retoques. Sus jugadores interpretaron a la perfección su idea futbolística, como quedaría demostrado en la finalísima en Buenos Aires.

River sumó la tercera Copa

Para la gran final en el Estadio Monumental, Marcelo Gallardo confirmó a la oncena titular compuesta por: Marcelo Barovero; Camilo Mayada, Jonathan Maidana, Ramiro Funes Mori y Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Matías Kranevitter, Leonardo Ponzio y Nicolás Bertolo; Lucas Alario y el capitán, Fernando Cavengahi. El entrenador de Tigres, Ricardo Ferretti, dispuso que su equipo estuviera consituido por: Nahuel Guzmán; Israel Jiménez, Juninho, José Rivas y Jorge Torres; Jürgen Damm, Guido Pizarro y Egídio Arévalo Ríos; Rafael Sobis; André Gignac y Javier Aquino.
La superioridad ejercida por River tuvo efecto en el último minuto del primer tiempo cuando Lucas Alario abrió el marcador. Carlos Sánchez y Funes Mori anotaron en el segundo tiempo, redondeando el 3-0 final que le permitió a los Millonarios sumar su tercer título de campeón de la Copa Libertadores de América.