jueves, 24 de octubre de 2013

Copa Intercontinental 1962: Santos Campeón



SANTOS
La década del 60 se caracterizó en su comienzo por el espectacular fútbol jugado por algunos equipos considerados en la actualidad como de los mejores de la historia. El inolvidable Real Madrid pentacampeón europeo, el Santos de Pelé, el Peñarol de Spencer o el Benfica de Eusebio son claros ejemplos de equipos plagados de estrellas.
La creación de competencias internacionales entre clubes, posibilitó el enfrentamiento de varios de ellos, sea por la Libertadores, la Copa de Campeones de Europa o la Copa Intercontinental.
El año de 1962 reservó para los fanáticos del fútbol el encuentro de dos grandes potencias de la época, Benfica con los mozambiqueños Eusebio y Coluna y el Santos de Pelé y compañía.

La Copa del 62

Benfica venía por la revancha. Si bien había logrado consagrarse bicampeón de Europa derrotando nada más ni nada menos que al Barcelona y al Real Madrid, en su primera Intercontinental recibió un duro golpe ante Peñarol. Los uruguayos ganaron la Copa goleando al Benfica por 5 a 0.

Puskas anotó tres goles ante Benfica que no alcanzaron
El equipo portugués llegaba fuerte, en la final de la Copa de Campeones de Europa había doblegado al Real Madrid que tenía cracks como Alfredo Di Stéfano o Ferenc Puskas. Lo había hecho categóricamente venciendo a los españoles por 5-3.
Santos, con uno de los mejores equipos de su historia, había desbancado a Peñarol, ganador de las dos primeras Copa Libertadores. Con Pelé como líder fútbolístico, los brasileños tenían argumentos suficientes para lograr el título de Campeón del Mundo por primera vez.


La Primera Final


Debido a la reducida capacidad del estadio Urbano Caldeira - mundialmente conocido como Vila Belmiro -de apenas 20.000 espectadores, el partido se trasladó al mayor estadio del mundo, el Maracaná, que al igual que el estadio santista, está envuelto en un halo místico.
Con 90.000 aficionados en las tribunas, Pelé adelantó en el marcador a los brasileños con media hora de juego. Santos lograría mantener el dominio del partido hasta el final siempre en ventaja. Pero no le resultó fácil. Benfica que llegó a estar 0-2 luego que Coutinho estirara la ventaja santista, logró descontar con gol de Santana, poniendo incertidumbre al resultado final. En los últimos 5 minutos, el local amplió para 3 a 1 con otro gol de Pelé, sin embargo, nuevamente Santana en forma inmediata puso el 2-3. Pero ya había escaso tiempo para volver a modificar el marcador. Quedarían todavía 90 minutos en Lisboa.


Benfica campeón europeo de 1962

La Final


El estadio Da Luz una vez más volvió a ser centro de atención del mundo del fútbol. Benfica, que había derrotado a los poderosos Barcelona y Real Madrid, necesitaba luego del traspié en el año anterior con Peñarol, reponerse y vencer a los grandes equipos sudamericanos.


Estadio Da Luz antes de la reforma
Seguramente ni el más pesimista de los fanáticos del Benfica podrían imaginar el descenlace del juego. Seguramente jamás sospecharon que Pelé y compañia pudieran repetir la hazaña de Peñarol.
El genial Pelé en pleno esplendor, asustó a los lusitanos con el triste recuerdo de la goleada. En el primer tiempo ya había marcado dos veces y Santos había ido al descanso con ventaja de dos goles. Benfica se vio realmente apremiado. Debería jugar un segundo tiempo fantástico par poder dar vuelta una historia que ya parecía tener el final escrito.
En la parte final, Coutinho y Pepe redondearon el 5-0. Otra vez los portugueses eran víctimas del talento sudamericano. Con hidalguía, de todas formas, Benfica llegó al gol en dos oportunidades, primero con Eusebio y en el minuto final con Santana... 5 a 2 y copa para el Santos.

Entre las dos finales, Pelé le hizo 5 goles a Benfica

El campeón


Lula, técnico de Santos, contaba con una de las mejores delanteras que se haya visto. Con Pelé, considerado por una gran mayoría como el mejor futbolista de todos los tiempos, escoltado por jugadores como Pepe, Coutinho, Dorval, Mengalvio, Lima o Zito, resultaba indiscutiblemente un equipo difícil de vencer.
Ese mismo año, Santos había arrasado en el Campeonato Paulista, consagrandose campeón con cuatro fechas de anticipación, 11 puntos de ventaja sobre el segundo (Corinthians) y con Pelé señalando 37 goles.
Había derrotado al bicampeón de América y al bicampeón de Europa. No quedaron dudas, era el mejor del mundo.

Santos campeón mundial en 1962


Fuentes de consultas:

Revista Placar
footballarchive.tumblr.com