jueves, 2 de octubre de 2014

Hazañas Futboleras: Quilmes Campeón Argentino 1978

El equipo campeón.


En 1978 Quilmes Athletic Club se sumó a la privilegiada lista de clubes que han vencido un Campeonato Argentino de Primera División sin ser considerados "grandes".
Quilmes es una de las instituciones más antiguas del fútbol argentino, fue fundado en 1887. A lo largo de su historia se ha caracterizado por sus continuos ascensos y descensos entre la principal categoría y la segunda división.

1978, un año inolvidable

Diego Armando Maradona
Aquel año de 1978 sería inolvidable no tan sólo para los hinchas quilmeños. Ese año en Argentinos Juniors se destacó un jóven futbolista transformado en el tiempo en el mayor ídolo de los argentinos: Diego Armando Maradona. Maradona había debutado en Primera División dos años antes con 15 de edad.
Fue también el año del Mundial realizado en el país sudamericano y ganado por la selección dirigida por César Luis Menotti, al que se le reprochó el hecho de dejar fuera de la convocatoria al nuevo astro.


El Metro 78

Posiciones finales 
Conocido como José Yudica y apodado de "el Piojo", el ex-futbolista que se convirtió en técnico, obtuvo gran suceso en sus primeras temporadas en Quilmes. A pesar de su longevidad, el club no tenía un título como campeón de Primera División y lograrlo en aquellas épocas parecía una quimera. El fútbol argentino estaba dominado por los considerados grandes; Boca, River, Racing, Independiente y San Lorenzo. Y en otras ocasiones desafiados apenas por los equipos rosarinos o el lauerado Estudiantes de La Plata.
El del 78 fue un campeonato particular. En esa época se jugaba a dos ruedas todos contra todos por puntos. Normalmente se desarrollaba desde finales del mes de febrero y culminaba en octubre para luego dar paso al Campeonato Nacional. En 1978 Argentina organizó el Mundial de Fútbol de la FIFA y consecuentemente el Campeonato Metropolitano, como era conocida la Primera División, tuvo que pararse por su causa. La competencia se paró el 21 de mayo y recién se reanudó el 2 de julio.
Quilmes no tuvo un buen comienzo. Luego de dos auspiciosas victorias ante San Lorenzo en la primera fecha y ante All Boys en la segunda, sólo volvió a triunfar en la octava cuando se impuso a Atlanta por 3 a 2. Quilmes fue mejorando su rendimiento principalmente a partir de la segunda rueda del campeonato, luego del Mundial.


José Yudica
Tras caer ante Huracán en la fecha 32, Quilmes tuvo fecha libre en la siguiente debido a que el Metro fue disputado por 21 equipos, por lo que un equipo por fecha quedaba en esa condición. 
De ahí en adelante el equipo de Yudica sumó 4 triunfos sucesivos que lo catapultó al primer puesto de la tabla de posiciones. En la Fecha 39 le ganó 3 a 1 a Platense, en la 40 venció 1-0 a Banfield, en la 41 derrotó 2 a 1 a Chacarita Juniors, llegando a la última con la necesidad de ganarle a Rosario Central en el mundialista estadio de Arroyito, en Rosario. Boca Juniors y Unión de Santa Fé, en menor medida, estaban al acecho. Un traspié podría hacerle perder la gran oportunidad de consagrarse campeón por primera vez.

Una multitud en el Gigante de Arroyito

Los seguidores de Quilmes le dieron apoyo masivo al equipo en Arroyito
La euforia desatada entre sus hinchas motivó una gran caravana que se trasladó desde Quilmes, ciudad de la Provincia de Buenos Aires, hasta Rosario en la Provincia de Santa Fé. Con el aliento de su público Quilmes supo tener fuerzas suficientes para imponerse en un estadio tradicionalmente díficil para el visitante. Un público que le dio fuerzas para buscar un triunfo impostergable ya que tanto Boca como Unión lograban vencer sus respectivos encuentros ante Newell's Old Boys y Estudiantes de La Plata.
En un partido de gran emotividad, Quilmes alcanzó el histórico triunfo que lo consagró. Le ganó a Central por 3 a 2. 

Los detalles

El partido jugado un domingo 29 de octubre de 1978 tuvo como árbitro a Arturo Ithurralde. Yudica dispuso que como titulares ingresaran a la búsqueda del campeonato a Palacios como arquero, Zárate, Millozzi, Fanesi y Gaño; Bianchini, Gáspari y Salinas; Filardo, Andreuchi y Milano. Recavarren y Omar Gómez ingresaron con el correr del juego.

Luis Andreuchi llevado en andas
Rosario Central que era dirigido técnicamente por Carlos Timoteo Griguol, formó con Ferrero, Magistral, Craiyacich, Bauza y J.A. García; Zavagno, Mancinelli y Ruben Pérez; Bóveda, Trama y Orte.
Para Quilmes la dificultad fue mayúscula. Comenzó perdiendo cuando el delantero Guillermo Trama puso en ventaja al local. Cinco minutos después del gol, Luis Andreuchi de penal logró empatar. Félix Orte volvería a desequilibrar para Rosario Central, también con la ejecución de un tiro penal. Ithurralde señaló un minuto más tarde el tercer penal del partido, otra vez favorable a Quilmes. Andreuchi volvió a empatar.
Las informaciones que llegaban desde La Bombonera y del estadio de Unión, obligaban a Quilmes a marcar un tercer gol, el decisivo que le diera el título.
Volante central de buena técnica y nacido en la balnearia ciudad de Mar del Plata, Jorge Gáspari se ganó el corazón del hincha quilmeño. Con un gran derechazo fue el autor del tercer gol. El de la victoria ante Central, el del título de campeón.

Un equipo con grandes individualidades

Omar Hugo "Indio" Gómez
El montaje del equipo había comenzado en la temporada anterior. En el 78 la mecánica de juego ya estaba bastante bien aceitada. Al buen funcionamiento colectivo, Quilmes tuvo para agregar notables rendimientos individuales como el de su arquero, Adolfo Bernabé Palacios, el del emblemático zaguero Horacio Millozzi, el del volante Jorge Gáspari, el de un jóven habilidoso transformado con el tiempo como uno de los mayores ídolos de la institución como Omar Hugo Gómez y fundamentalmente el de Luis Andreuchi, goleador del equipo y junto a Diego Armando Maradona del Metro 78 con 21 goles.