jueves, 23 de octubre de 2014

Supercopa 1993: San Pablo Campeón



En 1993, San Pablo o São Paulo Futebol Clube, agregó una perla más al collar de conquistas obtenido en tiempos de Telé Santana. El notable entrenador brasileño fue capaz de formar un plantel victorioso que también supo ganar la Supercopa de la Libertadores de 1993. Hasta esa fecha, 16 clubes se habían consagrado campeones de la Libertadores que fueron los que participaron en la Supercopa del 93.

Participantes



En la ocasión y aprovechando que el número de clubes se ajustaba perfectamente a una competencia eliminatoria con partidos de ida y vuelta, la Conmebol sorteó ocho llaves: Cruzeiro-Colo Colo, Nacional-Racing, Olimpia-Flamengo, River Plate-Argentinos Juniors, Estudiantes de La Plata-Boca Juniors, Santos-Atlético Nacional, Peñarol-Gremio y San Pablo-Independiente.

OCTAVOS DE FINAL

Cruzeiro con goleada histórica


"El Diablo" Marco Antonio Etcheverry,
crack boliviano que jugó la Supercopa del 93
por el Colo Colo de Chile
Ronaldo Luis Nazário De Lima, o Ronaldo "O Fenómeno" de acuerdo a la idolatría de los brasileños, en el año 1993 ya se destacaba jugando en el Cruzeiro de Belo Horizonte, club que lo lanzó al fútbol profesional. En aquel año, Cruzeiro era el bicampeón de la Supercopa y buscaba su tercera consagración consecutiva.
De local en el Mineirão, Cruzeiro mostró todo su potencial futbolístico aplastando a Colo Colo por 6 a 1. Ronaldo dio un show y marcó tres goles, mientras que Luis Fernando, Nonato y Ednílson señalaron los otros tres; el zaguero Pedro Reyes descontó para los chilenos.
En la revancha en Santiago, Colo Colo jugó un gran partido y entre ambos realizaron un juego emotivo que terminó igualado: 3-3. Para los locales anotaron Vega, Rubio y el "Diablo" Etcheverry; para Cruzeiro Ronaldo hizo 2 y el mediocampista ofensivo Careca el restante.

Nacional fuerte en casa ajena


Antonio Vidal González
Reviviendo la final de la Copa Libertadores de América de 1967, Racing de Avellaneda y Nacional de Montevideo volvieron a enfrentarse por un torneo de la Conmebol.
En el primer encuentro ente la Academia y los Tricolores fue en Uruguay y terminó empatado 1-1 con goles del defensa Ricardo Canals para Nacional y Fernando "Pucho" Castro para los argentinos.
En Avellaneda, el equipo uruguayo cosechó un notable triunfo por 3 a 1que le permitió clasificar a los cuartos de final. Fernando Castro volvió a marcar para Racing. Los tres goles de los tricolores fueron señalados por el "Mellizo" Julio Daniel Morales; el delantero argentino de Misiones, Antonio Vidal González y Edison Suárez.

Flamengo en Maracaná

Walter Casagrande
Tradicionalmente fuerte cuando juega en Asunción, el laureado Olimpia de Paraguay fue fiel a su historia y como local venció a Flamengo. Lo hizo ajustadamente con un gol del gran goleador José Saturnino Cardozo. Apenas 1-0 pero suficiente para ir al mítico Maracaná con plenas intenciones de clasificar.
En tierras brasileñas Olimpia opuso firme resistencia, marcó un gol por intermedio de Miguel Sanabria pero no pudo controlar la calidad de dos delanteros de selección brasileña: Renato Gaúcho, también conocido como Renato Portaluppi y Walter Casagrande. Un gol de cada uno y un penal bien ejecutado por el recio zaguero Junior Baiano, establecieron un 3-1 final que clasificó al equipo carioca.


River absoluto dominador


El "Cuqui" Silvani, marcó
en los dos partidos
En el partido de ida los millonarios ejercieron la localía en el Monumental de Núñez donde sin sobrarles nada lograron derrotar al equipo que reveló a Maradona al mundo del fútbol. Con goles de Ramón Ismael Medina Bello y Walter Silvani, descontando el uruguayo Néstor Gabriel Cedrés; River se quedó con la victoria.
Para la revancha, los dirigentes de Argentinos Juniors propusieron jugarla en el estadio mundialista de Mendoza. Allí, River volvió a ganarle al equipo del barrio bonaerense La Paternal por idéntico marcador: 2-1, con tantos de Rivarola de penal y otra vez Silvani. El único gol de Argentinos fue conquistado por Nicolás Lauría Calvo.


Estudiantes como en los viejos tiempos


José Luis Calderón
Haciendo reflorecer la vieja mística copera, Estudiantes eliminó a Boca Juniors de la Supercopa con dos buenos triunfos.
El partido de ida se desarrolló en el viejo estadio de las avenidas 1 y 57 de la ciudad de La Plata. Con un gol de José Luis Calderón y otro del paraguayo Gabriel "el Loco" González, los albirrojos salieron en ventaja rumbo a la revancha en el siempre difícil reducto boquense: La Bombonera.
En el estadio de los xeneizes, Estudiantes volvió a imponerse con claridad. Ganó 3 a 1 con dos goles de Calderón y otro del delantero uruguayo Adrián Paz. El único gol de Boca lo hizo Ariel Graciani.

 
El presente Paisa sobre el pasado Santista


Jhon Jairo Tréllez
Luego de conquistar la Copa Libertadores de 1989, Atlético Nacional alcanzó nuevos títulos internacionales, pero sin dudas, su gran momento de gloria fue a partir de la consagración continental y gran parte de la década del 90. Santos en cambio vivía momentos diametralmente opuestos al de los colombianos. El gran equipo de Pelé ya era cosa del pasado y Santos en aquella época era un equipo que se debatía para no perder la categoría dentro del principal círculo del fútbol brasileño.
Un empate 0-0 en Vila Belmiro y una ajustada victoria por 1-0 con gol de Tréllez, fueron suficientes para abrirle el paso a los cuartos de final al equipo de la ciudad de Medellín.

Gremio en batalla campal

Gílson
La rivalidad generada entre Gremio y Peñarol, producto de la final de la Copa Libertadores de 1983 entre ambos clubes, alcanzó un estado de violencia que pudo tener consecuencias dramáticas en el partido jugado en el estadio Olímpico de Porto Alegre. Antes, en un juego áspero, Peñarol había comenzado en ventaja en la serie al vencer a la oncena gaúcha por 1-0, con gol de Darío Silva en el Centenario de Montevideo.
En la capital del estado de Río Grande del Sur, Gremio pudo revertir el resultado con goles de Charles y Gílson. El partido, tan tenso como el primero, terminó en una verdadera batalla campal, entre jugadores de ambos equipos y la policía brasileña.


Más santos que diablos

Valdeir, apodado The Flash
por su velocidad
El mayor vencedor de la Copa Libertadores, Independiente, dejó la Supercopa del 93 en los octavos de final. San Pablo le ganó en el Morumbí por 2-0, con un gol en contra del defensor uruguayo Eber Moas y otro de Valdeir.
El equipo paulista supo jugar con la ventaja en Avellaneda sacando un empate 1-1 que le posibilitó seguir avanzando en la Supercopa. Valdeir volvió a anotar y el volante central Hugo Pérez lo hizo para los rojos.
Ambos equipos habían sido los protagonistas de la final de la Copa Libertadores de América de 1974, ganada por los argentinos.



CUARTOS DE FINAL

Los ocho equipos clasificados fueron nuevamente emparejados: Nacional con Cruzeiro, River Plate con Flamengo, Atlético Nacional con Estudiantes y el duelo entre brasileños, San Pablo-Gremio.

Nacional en tensa definición


Ronaldo en Cruzeiro
Los dos, Nacional y Cruzeiro, lograron hacer lo más difícil: ganar de visitante. Al notable triunfo en pleno Mineirão de los uruguayos, los brasileños devolvieron la "gentileza" ganando en el mítico estadio Centenario.
En el primer encuentro, al gol de Ronaldo para el Cruzeiro, Nacional le respondió con uno del misionero Vidal González y otro del lateral izquierdo Gerardo Severo para sellar una victoria alentadora. Pero el gran equipo de Belo Horizonte también pisó fuerte como visita. Los azules llevaron la definición de la serie a los penales al vencer por 3-2 en emotivo partido y con un gol en el último minuto en posición adelantada de Ronaldo pero convalidada por el árbitro argentino Javier Castrilli.
Ronaldo -goleador de la Supercopa del 93 con 8 goles- hizo dos y Macalé el restante. Para los tricolores marcaron Olivera y Morales.
Nacional había remontado con gran esfuerzo un 0-2 y el gol en la hora de culminación del encuentro en forma ilegítima parecía dejar a los brasileños con el ánimo más templado para la definición por penales. Sin embargo, los uruguayos tuvieron más serenidad y al mismo tiempo efectividad. Nacional ganó la serie por 4-2 luego que el lateral derecho Paulo Roberto y Ednílson desperdiciaran sus remates.

Flamengo desde los 11 pasos

Rogério Lourenço
En el Monumental, River tuvo que remontar un resultado adverso. El zaguero flamenguista Rogério había puesto en ventaja a su equipo. En el segundo tiempo, con un gol de penal de Rivarola y otro del volante Julio César Toresani, los millonarios se alzaron con el triunfo.
En la revancha Rogério volvió a ser protagonista de los rubronegros al anotar el tanto de la victoria por 1-0 que obligó a definir la serie desde el punto del penal. En esa instancia, Flamengo tuvo un acierto mayor y logró imponerse por 6-5. Magno y Éder Lópes fallaron para los cariocas mientras que Hernán Díaz, Silvani y Corti para River.


At. Nacional: adentro y afuera


Diego Osorio
Con dos resultados ajustados pero que demuestan la superioridad de los colombianos, Atlético Nacional de Medellín eliminó a Estudiantes de La Plata. Jugando en el Atanasio Girardot venció 1-0 con gol de Alexis García.
Idéntico resultado se registró en la ciudad de las diagonales. Nacional ganó 1-0 con tanto de Diego Osorio.
De esa forma, el equipo paisa se integró a los que lograron avanzar a los cuartos de final de la Supercopa del 93.


Entre brasileños, San Pablo

El notable mediocampista Toninho Cerezo
vistió la camisa del San Pablo en 1993.
Ninguno de los dos equipos pudo oficiar de locatario en su propio estadio. El primer encuentro de octavos de final entre San Pablo y Gremio se disputó en el estadio de Pacaembú, en la ciudad de San Pablo. Allí Gremio logró un empate en 2-2 que dejó la serie abierta. Cafú y Dinho de penal anotaron para los paulistas, Charles y Caio para los de Río Grande del Sur.
Debido a los incidentes registrados en el partido de octavos entre Gremio y Peñarol, el club gaúcho fue sancionado y no pudo jugar en el estadio Olímpico donde habitualmente jugaba en la época.El encuentro revancha con San Pablo lo tuvo que realizar en el estadio de su rival de todas las horas: el Beira Río del Internacional de Porto Alegre. A orillas del río Guaíba, San Pablo se impuso gracias a un gol de Toninho Cerezo que le brindó la oportunidad de integrarse a las semifinales.

LAS SEMIFINALES

San Pablo y Atlético Nacional por un lado y Flamengo y Nacional de Montevideo por el otro, fueron las dos series semifinales de la Supercopa del 93.

San Pablo a la Final


Zetti, excelente golero
y gran atajador de penales
Un gol de Muller le dio el triunfo a San Pablo en el primer juego desarrollado en el estadio de Pacaembú. La exigüa ventaja de los brasileños trasladó la expectativa para el partido en Medellín. Junto a su público, el equipo colombiano se alzó con la victoria por 2 a 1, llevando la definición a los penales. Víctor Hugo Aristizábal y Carlos Zúñiga anotaron para Atlético Nacional mientras que Palhinha lo hizo para el tricolor paulista.
En la definición desde el punto del penal, surgió la figura del guardameta Zetti para contener los remates de Tréllez y Aristizábal. Sólo Valber erró para el San Pablo, permitiendo el arribo a la final por parte del equipo dirigido por Telé Santana.


Flamengo con holgura


Renato Gaúcho fue de las
grandes figuras de la Supercopa del 93
Para el partido de ida Flamengo se vio impedido de utilizar el Maracaná y trasladó la sede del encuentro para el estadio Pacaembú en la ciudad de San Pablo. Lejos de sus "torcedores", el equipo carioca pudo derrotar al uruguayo aunque de forma apretada. Lo hizo por 2 a 1 con goles de Renato Gaúcho y Walter Casagrande. Fabián O'Neill marcó el único gol de Nacional.
Confiando en la posible calsificación de su equipo los seguidores del equipo uruguayo apoyaron en gran número en el estadio Centenario. Pero Nacional decepcionó y Flamengo terminó ganando con un placar amplio: 3-0. Dos goles del volante ofensivo Nélio y uno de Renato Gaúcho, establecieron la diferencia a favor de los cariocas. Algunos hinchas de Nacional no soportaron la desilusión y generaron serios incidentes que determinó que el árbitro argentino Juan Carlos Lousteau diera por finalizado el encuentro a los 77 minutos de juego.

LAS FINALES


Dos grandes representantes del eje Río-San Pablo, dos grandes polos futobolísticos de enorme rivalidad en Brasil, coincidieron en la final de la Supercopa del 93. Flamengo y San Pablo no sólo son fieles exponentes de ambos estilos, sino también clubes de enorme arraigo popular. Es correcto decir que la final de la Supercopa fue un gran clásico del fútbol de Brasil.

Empate en el Maraca


Marquinhos
Flamengo recibió a San Pablo en el primer encuentro en el Maracaná. A pesar de la multitud rubronegra que alentó al local, fueron los paulistas que se adelantaron en el marcador por intermedio de Leonardo. Después fue el turno del volante Marquinhos anotar dos goles en casi 10 minutos.
Cuando parecía que Flamengo se quedaba con la victoria, a cuatro minutos del final empató Juninho Paulista. El resultado de empate 2-2 no le aseguraba nada a ninguno dejando una gran expectativa para el encuentro decisivo.




San Pablo campeón en los penales


En el estadio de Morumbí ambos realizaron otro emotivo y disputado partido de fútbol. El resultado se repitió, 2 a 2 con goles de Renato Gaúcho y Marquinhos para los cariocas y de Leonardo y Juninho Paulista para los paulistas. La Supercopa pasó entonces a ser definida por ejecuciones desde el punto del penal. La serie de remates desde los once pasos fue de gran efectividad por parte de los futbolistas del San Pablo. Todos convirtieron. Mientras tanto, Marcelinho Carioca, un experto en disparos de pelota detenida, estrelló su oportunidad en el palo. En el siguiente video podemos observar toda la definición:




En el partido que le dio el título de campeón al San Pablo, el técnico Telé Santa formó al equipo con Zetti, Cafú, Válber, Ronaldão y André Luiz; Toninho Cerezo, Dinho, Doriva; Palhinha; Muller y Leonardo.
Flamengo entrenado por Junior, comenzó el partido con Gilmar, Charles, Gélson Baresi, Rogério y Marcos Adriano; Fabinho, Marquinhos, Marcelinho Carioca, Nélio; Renato Gaúcho y Casagrande.

San Pablo campeón de la Supercopa 1993


Fuentes de consultas:

Revista Placar
rsssf.com
conmebol.com